Manual Merck para el Hogar
Manual Merck para el Hogar

Pubertad precoz

Pubertad precoz

La pubertad precoz es la maduración sexual que empieza antes de los 8 años en las niñas o antes de los 10 en los niños.

En la pubertad precoz verdadera, las glándulas sexuales (ovarios o testículos) maduran y la apariencia exterior del niño se vuelve más propia de un adulto. Crece el vello púbico y la forma del cuerpo del niño cambia. En la pubertad seudoprecoz, sólo la apariencia exterior se vuelve más adulta, mientras que las glándulas sexuales permanecen inmaduras.

La pubertad precoz verdadera es entre dos y cinco veces más frecuente en las niñas que en los niños.

Causas

La pubertad precoz verdadera deriva de una precoz liberación de hormonas sexuales (gonadotropinas) por parte de la glándula hipófisis; estas hormonas afectan a los órganos sexuales. La liberación precoz de hormonas puede deberse a una anomalía en la hipófisis, como un tumor que secreta hormonas o, por una anomalía en el hipotálamo, la región del cerebro que controla la hipófisis. Aproximadamente el 60 por ciento de los niños con pubertad precoz presenta una anomalía identificable. Por el contrario, en aproximadamente el 80 por ciento de las niñas de 6 años o más con este trastorno no se consigue identificar ninguna anomalía, si bien la mayoría de las menores de 4 años de edad con pubertad precoz verdadera tiene una anomalía cerebral.

En la pubertad seudoprecoz se producen cantidades elevadas de hormonas sexuales masculinas (andrógenos) o femeninas (estrógenos); la causa puede ser un tumor en las glándulas suprarrenales, en un testículo o en un ovario. Estas hormonas no impulsan la maduración de las glándulas sexuales, pero hacen que el niño se parezca más a un adulto.

Puede desarrollarse una forma de pubertad seudoprecoz (testotoxicosis) en un trastorno hereditario raro que afecta a los niños cuando se produce una maduración de los testículos que no depende del hipotálamo o de la glándula hipófisis. De forma parecida, el síndrome de McCune-Albright es una enfermedad que causa pubertad seudoprecoz junto a trastornos óseos, pigmentación irregular de la piel (manchas café con leche) y anomalías hormonales.

Síntomas y diagnóstico

Tanto en la pubertad precoz verdadera como en la seudoprecoz, el niño desarrolla vello facial, axilar y púbico. Su pene se alarga y su apariencia se vuelve más masculina. Las niñas pueden comenzar a tener períodos menstruales, sobre todo si presentan pubertad precoz verdadera, o pueden experimentar un desarrollo de los pechos, del vello púbico y del vello axilar. Tanto en los niños como en las niñas puede cambiar el olor corporal y aparecer acné. La estatura aumenta rápidamente pero se detiene a una edad temprana. Por consiguiente, la talla final es menor de la que cabía esperar. En la pubertad precoz verdadera, aunque por lo general no en la pubertad seudoprecoz, los testículos o los ovarios se agrandan hasta alcanzar el tamaño del adulto.

Las pruebas para efectuar el diagnóstico incluyen la medición de los valores hormonales en la sangre y radiografías de la mano y de la muñeca para estimar la madurez de los huesos. Se realizan ecografías de la pelvis y de las glándulas suprarrenales, además de una tomografía computadorizada (TC) o una resonancia magnética (RM) del cerebro, para descartar la presencia de tumores en las glándulas suprarrenales, el hipotálamo o la glándula hipófisis.

Tratamiento

En la pubertad precoz verdadera, la administración de histrelina (una hormona sintética que libera gonadotropinas) detiene la producción de gonadotropinas por parte de la glándula hipófisis. Cuando la pubertad precoz no está causada por una liberación temprana de gonadotropinas (pubertad seudoprecoz), el médico puede intentar inhibir la acción de las hormonas sexuales con varios medicamentos. El agente antifúngico ketoconazol reduce los valores de testosterona de la sangre de los niños afectados de testotoxicosis. Un fármaco llamado testolactona reduce los valores de estrógenos en los adolescentes que padecen el síndrome de McCune-Albright.

Cuando el responsable de la pubertad precoz verdadera o seudoprecoz es un tumor, su extirpación puede curar la enfermedad.

Derechos reservados ©2012 Merck Sharp & Dohme Corp. Una subsidiaria de Merck; Co., Inc. Todos los derechos reservados.
Este sitio es solamente para los residentes de Venezuela.

TRUSTe - Click to Verify